martes, 9 de noviembre de 2010

Microrrelato: DOBLE INTERRUPCIÓN

Rutinariamente, intercambio sus pulseras identificativas, lo mismo que sus destinos, espero. Jorge me lo recrimina, insiste en que la voluntad, los rectos afanes, como los demás valores no dependen del azar. Algo perturbada, la reiterada observación me hace reflexionar, y determino cambiar mi actitud. Transitando, en la avenida, una pareja me ha preguntado por la dirección de una conocida clínica, y apresuradamente se la he indicado. Enseguida he ido tras ellos para corregir mi información. Otra vez me veo interfiriendo con mi comportamiento, pero ahora ignoro si conseguiré, que probablemente una ilusión frustrada, logre a su vez frustrar no solo un destino, sino una vida.
____________________

1 comentario:

Soledad Sánchez M. dijo...

Un micro realmente inquietante. ¡Espero que nunca me haya ocurrido a mí!
Nos has expuesto la fragilidad del azar: un hecho aparentemente simple puede suponer un giro radical en los acontecimientos posteriores.
Un micro excelente, para meditar.

Un abrazo,

Sole.